Las funciones del DPD o DPO están reguladas en el artículo 39 del RGPD y sus funciones serán Informar y asesorar, supervisar su cumplimiento y ser el Interlocutor de la empresa.

Cualquier tipo de autónomo o empresa, independientemente de su tamaño, tendrá que estar adaptada al RGPD.

La entrada en vigor del RGPD está siendo un cambio muy importante respecto a la protección de datos y al tratamiento que tienen que hacer de ellos las empresas, en su relación con los clientes pero también con otras compañías y sus propios empleados.

Accede a los puntos más importantes en este artículo de SageAdvice:

“Siete cuestiones que debemos conocer antes de la llegada del RGPD”